jueves, 1 de mayo de 2014

Las chuches y las caries

Todos sabemos que los azúcares producen caries.

A los niños les encantan la chuches, y también a los adultos, ¿por qué no?, pero debemos controlar el consumo de las chuches de nuestros hijos.

Normalmente, solemos hacer un trato con los niños, que se coman todas las chuches que quieran, pero todas seguidas, en ocasiones especiales, (como premio, fin de semana, fiesta extraordinaria, etc.) y luego debemos inculcarles que se cepillen los dientes.

Lo peor que pueden hacer es comer dos o tres chuches, pasar una hora, volver a comer dos o tres chuches, y así varias veces al día, por que esto origina la alteración del pH de la boca, produciendo desmineralización del esmalte (para que nos entendamos: caries).

El hecho de comerlas todas juntas, es hacer que el niño se sature de una sola vez con el gusto del dulce, y así solo tiene que lavarse los dientes una vez terminado el atracón.

Entre chocolates y chuches es preferible el chocolate.

 Entre frutos secos y chuches, es preferible los frutos secos.

Tanto el chocolate coo los frutos secos producen menos caries porque forman una película aceitosa en la superficie de los dientes, siendo menos agresivos al esmalte del diente que las chuches.

Recordar que los niños no deben acostarse sin haberse cepillado los dientes y por la mañana, después del desayuno, es un hábito que debamos inculcarles para cuando sean adultos..